Cómo lidiar con los problemas vecinales

Si deseas evitar problemas vecinales en tu comunidad, es fundamental que tengas en cuenta algunas pautas generales. En este artículo, te enumeramos los conflictos más habituales y te damos las claves acerca de cómo gestionarlos de la mejor manera posible.

Conflictos vecinales más comunes

Aunque muchas personas no lo saben, la Ley de Propiedad Horizontal, en su artículo 9.1, establece una serie de obligaciones para los propietarios. Los principales deberes que tienen los propietarios son económicos, pero también hay otros, como el uso diligente de la vivienda o el hecho de facilitar las reparaciones en las zonas comunes, que van más allá. Recuerda que el órgano supremo de una comunidad de propietarios es la junta, que se reúne una vez al año como mínimo, en la que se toman las principales decisiones por mayoría.

En consecuencia, en un edificio de viviendas tendrás que lidiar con las actitudes de otros propietarios que, en alguna ocasión, son inadecuadas y merecerán una llamada de atención. Estos son los conflictos vecinales más comunes que te puedes encontrar, si no vives en unos adosados, y las mejores formas de solventarlos:

1. Impago de las cuotas

El conflicto más común en una comunidad de propietarios es el impago de las cuotas y, como medida preventiva, lo recomendable es contactar con el vecino moroso para reclamar formalmente el pago. No siempre será posible, pero quizás dialogando se conseguirá reducir la deuda mediante el pago diferido o a plazos, ahorrando el coste de una reclamación judicial y la demora, que puede ser de varios años.

2. Derramas

Las derramas son un gasto adicional que los vecinos tienen que afrontar más allá de las cuotas mensuales que abonan cuando corresponde. Normalmente, se plantea por una reforma que es necesario afrontar, pero en cualquier caso la cuantía y el momento suelen ser motivo de polémica. El consejo es consultar varios presupuestos para comprobar cuál es la mejor relación calidad precio y, de esta forma, conseguir la oferta más ventajosa para todos.

3. Ruidos

Los ruidos son un problema recurrente y una molestia para aquellos vecinos que tienen que descansar. Aunque no hay que olvidar que la normativa permite hacer ruido hasta determinada hora de la tarde, posteriormente se limita a 40 o 55 decibelios, en función del municipio o de la zona. En primer lugar, habrá que hablar con el vecino ruidoso, pero, si la actitud persiste, se debería llamar a la policía local.

4. Usos de las zonas comunes

El uso de las zonas comunes es motivo de controversia, sobre todo cuando este es inadecuado. Un ejemplo clásico es cuando un vecino deja la basura o sus cosas en una zona que es de uso de todos los propietarios. Como norma general, se recomienda notificar al presidente esta circunstancia para intentar solucionarla por cauces pacíficos.

Los chalets son una alternativa interesante si quieres tener una parcela autónoma y evitar conflictos con otros propietarios.

Comparte la noticia:

The following two tabs change content below.

Ayto. Regueras

Ayto. Regueras es un portal de información digital que transmite las noticias mas importantes de Asturias en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *